El famoso trueque que hicieron Real España y Marathón en 1991

‘Palic’ Castillo y Carlos Caballero, el intercambio que se dio en 1991.

En el campeonato 91-92 de la Liga Nacional de Honduras, los equipos sampedranos Real España y Marathón realizaron un intercambio de futbolistas; Ciro Paulino Castillo se viste de aurinegro y Carlos Orlando Caballerro pasa a la huested esmeralda.

LEER MÁS: EL ÚLTIMO GRAN VICTORIA QUE SE ARMÓ EN LIGA NACIONAL

Las directivas de ambos clubes estaban conforme con la negociación, considerando que ambos futbolistas tenían mucho tiempo de estar en los equipos, era necesario que cambiaran de ambiente.

Antes de iniciar el torneo, los aficionados de los clubes opinaron del intercambio. En el caso los marathones decían que se llevaban un gran jugador con excelente dribling, experencia y además con el aliciente que era un ex mundialista de España 82.

Por el lado de los españolistas existía la duda por la forma de jugar de Ciro Paulino Castillo, hasta se llegó a decir que era delantero que le costaba anotar goles. Arrancó el campeonato y tanto Castillo como Caballero iniciaron su torneo de titulares en sus equipos, lo cuál se volvió algo interesante.

Pero en el transcurrir del torneo, ‘Palic’ Castillo fue tomando más relevancia con el estilo de juego que implemtababa el entrenador Flavio Ortega.
Castillo, hizo dupla con Luis Orlando Vallejo «Caralampio», se entendieron bien, el corpulento atacante se convirtió en el asistidor de Vallejo. Palic hacía la función de poste y siempre era buscado por el portero Wilmer Cruz quien tenía un buen saque en movimiento.

MÁS DE FÚTBOL CATRACHO EN LA HISTORIA

Ciro Paulino Castillo terminó con 13 goles el torneo, pero al cerrar la temporada la directiva del Marathón pidió su regreso, situación que aprovechó el jugador para conseguir un buen contrato deportivo.

En el caso de Carlos Orlando Orlando, a pesar que era un buen jugador, no le fue bien, hasta su mismo temperamento lo traicionó, terminó golpeando al árbitro Felix Gómez Barahona por el cual fue castigado por varios meses.

Por: Jorge Antonio Blanco Bernárdez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *